EL ENTRENAMIENTO DEL REGATE EN EL FÚTBOL BASE

La habilidad de un jugador para realizar regates no se sustenta únicamente en sus cualidades innatas como futbolista; un factor importante es el aprendizaje que se realiza a lo largo del periodo formativo. No obstante no todos los entrenadores tienen una formación suficiente para entender cuáles son los componentes a trabajar con el objetivo de mejorar el dribling.

 

Cada vez es más común ver, tanto en categorías inferiores como en categorías profesionales, a jugadores con perfiles de driblador. Los regates se han perfeccionado y vuelto más complejos haciendo del fútbol un deporte mucho más vistoso de lo que ya de por sí era.

aprendizaje, regate, dribling, entrenador, coordinacion, velocidad, futbol

En las escuelas de formación se debe en un primer momento fomentar el aprendizaje del regate para posteriormente ponerlo al servicio del equipo/colectivo. Desde el éxito del juego colectivo de equipos como la selección española o el FC Barcelona, muchas escuelas limitan las jugadas de dribling únicamente a los jugadores talentosos desde las primeras etapas de formación. En estas etapas no solo no se debe prohibir el juego individual, sino promoverlo. Esto no quiere que caigamos en el caos del juego individual-colectivo de 7, 8 u 11 jugadores que no hagan más que regatear y no combinar entre ellos. Está claro que hay que promover el juego en equipo pero sin por ello quitar el atrevimiento del regate o duelo 1 contra 1.

 

De esta manera contribuiremos a poner los beneficios del dribling en servicio del juego colectivo.

 

En categorías inferiores se debe planificar un número predeterminado de sesiones específicas suficientes como para optimizar esta cualidad. Estas sesiones deben contener un gran número de repeticiones de la técnica, con grupos reducidos para poder dar el máximo de correcciones y comentarios a los jóvenes futbolistas.

 

¿Cuáles son los elementos a tener en cuenta para realizar el entrenamiento del regate?

 

Mantener alta la concentración del jugador

 

Favorecer una buena coordinación motora

 

Realizar ejercicios competitivos favoreciendo el duelo

 

En función del nivel de los jugadores se realizarán los ejercicios de forma analítica o global; cuanto más elevado sea dicho nivel, más global será el aprendizaje equiparándolo a las situaciones de juego reales en detrimento del aspecto técnico.

aprendizaje, regate, dribling, entrenador, coordinacion, velocidad, futbol

El entrenador/educador deberá tener en cuenta además de estos elementos, la distancia de dribling, la velocidad y la variedad de regates.

 

Distancia a la cual el regate se va a realizar:

 

El éxito o el fracaso del regate dependen en cierta medida de la distancia a la que se está del jugador adversario. Realizado muy cerca del defensor, este no tiene más que meter la pierna para recuperar el balón. Se aconseja pues una distancia en torno al metro y medio, dos metros del rival.

 

La velocidad

 

Hay que distinguir entre la velocidad inicial del regate y la aceleración final del gesto. Por lo general los regates suelen estar compuestos por una fase de engaño y otra de aceleración; la primera se realiza más lentamente que la segunda. En la primera fase se busca hacer que el rival “caiga en la trampa”, para luego acelerar y dejarle atrás. También hay regates basados únicamente en la velocidad y la potencia.

 

Tanto en una como en otra variante la velocidad juega un papel importantísimo.

 

Variedad en el regate

 

Un jugador no puede contentarse con utilizar un único regate; debe tener en su registro una gran variedad de regates para evitar que el defensa aprenda sus movimientos.

 

Como conclusión, destacar que para realizar el entrenamiento del dribling son necesarios tener en cuenta muchos parámetros pero que también es primordial darle alas al jugador y permitirle el dribling sin estar diciéndole todo el rato de soltar el balón

Twitter: @javi_brines

Compártelo en..

0