EL ENTRENAMIENTO EN EL FÚTBOL BASE POR CATEGORÍAS (2)

Siguiendo con el último artículo, vamos a tratar el entrenamiento en el fútbol base centrándonos en las categorías infantil, cadete y juvenil. En estas categorías ya se disputan los partidos en campos reglamentarios de futbol 11, y además los chavales ya tienen un desarrollo cognitivo y físico casi completo, por lo que pueden asimilar conceptos tácticos y aumentar las cargas de entrenamiento.

                                                 

                                              juveniles, cadetes, infantil, futbol base, entrenamiento

 

INFANTIL (12-13 años)

     En esta categoría de edad, los chavales se hayan en el momento idóneo para el aprendizaje y al mismo tiempo es la primera vez que dejan el campo de fútbol-7 para iniciarse en unos campos de nuevas dimensiones. Se repasarán los conceptos aprendidos a nivel táctico y se practicarán también los movimientos técnicos para mejorarlos.

     Una de las tareas principales del entrenador será la enseñanza de los sistemas de juego típicos del fútbol 11. Estos conceptos no serán difíciles de adquirir ya que son los mismos con los que juegan en las consolas o ven en la tele a sus equipos. Los jugadores se encuentran con una nueva ocupación del espacio y más jugadores en los que apoyarse y a los que sortear. La táctica se empieza trabajar a nivel básico e intermedio, se empiezan a introducir jugadas de estrategia a balón parado, se trabaja la subida de las líneas para jugar al fuera de juego y demás movimientos tácticas.

     A nivel físico no se debe llegar a esfuerzos máximos, centrando las cualidades a trabajar en la resistencia (mediante carreras aeróbicas de más tiempo). El trabajo de la velocidad y la coordinación continuaran siendo los aspectos más importantes; se iniciará el trabajo específico de fuerza muscular pero sin que tome una parte importante en la periodización, siendo trabajado de manera extraordinaria.

     Hay que destacar también que los chavales se hayan en plena pubertad, por lo que el entrenador deberá ejercer no únicamente el papel de preparador sino también el de psicólogo, dando mucha atención a todos sus futbolistas.

     El grueso del entrenamiento está centrado en perfeccionar las habilidades técnicas, aunque toma mayor importancia el trabajo de la táctica y la estrategia, y se aumenta también el trabajo físico pero sin llegar a esfuerzos máximos. Se empieza a entrenar con situaciones típicas de competición.

 

CADETE (14-15 años)

     En esta fase nos encontramos en mitad de la pubertad, sin embargo al estar el futbolista más acostumbrado a un periodo de cambios, se puede iniciar el aumento de las cargas de entrenamiento.

     A nivel técnico, se buscará pulir los gestos eliminando los defectos arrastrados de categorías inferiores. Sin embargo hay que destacar que una buena manera para trabajar la técnica será combinándola con situaciones tácticas.

     A nivel táctico los jugadores deben conocer todos los principios ofensivos y defensivos y ser capaces de ponerlos en práctica adecuadamente en función de la situación del partido. Se debe destacar la importancia de la transición en las acciones defensivas y ofensivas a los jugadores y sus responsabilidades tácticas. El entrenador debe tener un gran repertorio de variantes para proponer alternativas variadas a las diferentes situaciones de juego. Cobra vital importancia el juego sin balón.

     A nivel físico, se continuará trabajando la velocidad y la coordinación pero es a partir de esta categoría donde se tendría que empezar a incluir el trabajo de fuerza específico y el de resistencia, ya que los partidos son más largos y más intensos que en las otras categorías.

     Se debe concienciar a los jugadores de la importancia del trabajo para que la mejora sea continua. El entrenamiento debe tener la misma cantidad de contenido táctico que técnico, siendo el primero el que vaya en aumento y el segundo el que decrezca progresivamente combinándolo con el trabajo táctico. Aumenta también el trabajo específico de las cualidades físicas como la fuerza y la resistencia, sin olvidar la velocidad o la coordinación.

 

JUVENILES (16, 17 y 18 años)

     En esta edad los chavales ya han superado o están a punto de acabar su etapa de crecimiento. El entrenamiento gira alrededor del perfeccionamiento del futbolista y del juego, para ello es necesario aumentar el trabajo en materia táctica, técnica y la preparación física. En esta categoría se incidirá en los medios tácticos ya que se supone que la técnica está completamente adquirida después de tantos años de preparación. Las cargas del entrenamiento deben ser submáximas o máximas y la periodización debe ser llevada minuciosamente para evitar lesiones o sobreentrenamiento en los jugadores.

     El grueso del entrenamiento irá enfocado en acciones de juego competitivas, situaciones tácticas y trabajo físico. La parte técnica se ubica en el trabajo de vuelta a la calma o de calentamiento o trabajado en forma de sesiones extraordinarias.

 

     Esperamos haber sido de vuestra ayuda con este artículo y estamos abiertos a cualquier consulta, crítica o punto de vista nuevo. Hasta pronto amigos!!

Twitter: @javi_brines

 

 ¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al tanto de todo!

Compártelo en..

0