EL FÚTBOL Y LA CANTERA

Actualmente es bien sabido por todos que atravesamos por una época de crisis a nivel mundial. Esta crisis se ha hecho visible en todas las esferas de la sociedad y ha entrado con fuerza en el mundo del fútbol. Así pues, no nos sorprendemos si oímos que un club de talla internacional debe tantos millones, o que otro histórico de la primera división está al borde de la desaparición.

¿Cómo hemos llegado a esta situación de crisis en el mundo del fútbol?

Pues de la misma manera que se ha llegado a la crisis financiera por parte de los bancos: gastando mas de lo que se tenía y sobrevalorando los recursos de los que se disponía.

 

   Todos los clubes han gastado mucho dinero en fichajes multimillonarios (muchos de los cuales han resultado muy poco rentables a nivel económico e incluso deportivo). Clubes de menor presupuesto han ofrecido contratos a futbolistas que luego no han podido asumir, y algunas entidades han metido en sus puestos directivos a auténticos “chorizos” que buscando beneficios personales han acabado hundiéndose a sí mismos y a los equipos que gestionaban.

 

    Sin duda alguna la mayoría de todas estas inversiones (estadios colosales y ciudades deportivas aparte) acaban enfocándose en el principal activo del fútbol: el futbolista. Año tras año los clubes buscan reforzar sus plantillas con jugadores de nivel contrastado que aporten un valor añadido a la calidad del equipo. Pero esta búsqueda se realiza sin ninguna estrategia de proyecto de club y de manera indiscriminada menos en algunos clubes (como el F.C Barcelona). Se acaba fichando jugadores de otros equipos de la misma liga y/o de otras ligas extranjeras, dejando de lado las canteras.

¿En qué puede ayudar una apuesta por el fútbol base y el fútbol de cantera?

 

     En un primer lugar estaría la faceta económica, que es la mayor responsable de la crisis futbolística: un jugador de la cantera no cuesta dinero, es gratis. Además estos jugadores cuando inician su carrera profesional tienen sueldos muy bajos en comparación con los jugadores que se acaban fichando de otros equipos. Hay que destacar también de este apartado económico, que si un jugador de cantera se revaloriza por sus actuaciones dentro del campo, luego se puede llegar a vender por cantidades elevadísimas sacando por él el club una rentabilidad gigantesca.

 

    A nivel deportivo, el uso de la cantera también dispone de una serie de ventajas que muchas veces suponen trabas para un jugador llegado de fuera. Cuando un club incorpora a un jugador del filial a la primera plantilla dispone de un historial de estadísticas (goles, pases, minutos, partidos etc.), comportamiento y demás datos elaborados por miembros internos del club. Estos datos aportan un conocimiento objetivo de primera mano al entrenador del primer equipo que, en caso de tener que realizar cualquier consulta sobre el canterano, dispone de la opinión de otros entrenadores del club que le pueden aconsejar.

 

    Otra ventaja respecto a las incorporaciones de jugadores de otros equipos, es la facilidad de adaptación. Un jugador de la cantera cuando llega al primer equipo, o bien es de la localidad o en caso de ser extranjero lleva ya un número suficiente de años como para haber hecho amistades, aprendido el idioma y llevar una vida como un ciudadano más.

¿cuántos jugadores de fútbol han abandonado equipos tras haber costado millones, con la excusa de que no llegaron a adaptarse bien al equipo?

     El fútbol de cantera elimina esta posibilidad, ya que el jugador esta completamente adaptado a la ciudad, y si el club dispone de un modelo de juego especifico en todas sus categorías (es el caso de la escuela del Barça, del Ajax etc.), el jugador no tiene que adaptarse a un estilo de juego distinto del que viene jugando desde pequeño.

 

     En cuanto a la faceta deportiva destacar que, al igual que pasa en todas las empresas con la incorporación de gente mas joven, se produce una transmisión de aprendizajes y conocimientos en los que tanto jóvenes como veteranos salen beneficiados. El fútbol no solo es dinero, el fútbol mueve pasiones y genera unas emociones que sólo aquel que ha ido a animar a un equipo o a jugar un partido puede conocer.

 

    Es este mundo de las pasiones y de las emociones otro de los mayores beneficiados por la apuesta de cantera. No hay jugador mas motivado que el que ha ganado títulos con un mismo equipo desde pequeño, el que ha visto de recogepelotas a sus ídolos en los partidos, el que definitivamente “es del equipo” y ha mamado del club. Esta motivación se transforma luego en una mayor implicación, que se mueve mas por lo emocional que por lo económico, y que acaba reflejándose en los terrenos de juego.

    No hay nadie tan apasionado y emocionado con las victorias de su equipo como el aficionado. El aficionado siente orgullo por ver como gente que podría ser su hijo, su hermano, su vecino o su amigo esta jugando defendiendo unos colores que el mismo defendería. Subyace aquí el sentimiento de pertenencia al club; no se discrimina al que viene de fuera pero es obvio que siempre va a haber más cercanía con alguien de la casa.
En definitiva, el aficionado siente predilección por los jugadores de cantera; si el aficionado es joven ve en el canterano un modelo a seguir, si el aficionado es mayor ve en el jugador a “un chaval de la tierra” que esta por crecer deportivamente.

 

    Con este artículo no queremos abogar por un fútbol único y exclusivo de cantera, sino mas bien por una combinación de cantera y mercado. Un fútbol inteligente que ha dado tantos títulos a clubes tan ilustres como el F.C Barcelona o el Ajax de Ámsterdam.

Desde YoungCracks pretendemos “reeducar” a los directivos de los equipos de fútbol para que apuesten mas por un fútbol de cantera y no tanto por un fútbol de cartera.

Twitter: @javi_brines

 

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al tanto de todo!

Compártelo en..

0