LA ESTRATEGIA EN EL FÚTBOL

Muchas veces se confunden los términos de estrategia y de táctica en el fútbol, empleándose como un mismo concepto. Sin embargo son dos cosas radicalmente diferentes. La táctica se asocia con un posicionamiento, formación, siendo básicamente nociones estáticas. El 4-3-3, el 5-4-1 o el 4-4-2 son ejemplos de tácticas en el fútbol. La estrategia es el complemento de la táctica, es decir cómo se van a mover los jugadores o cómo van a reaccionar ante unas situaciones específicas. Este es un concepto dinámico que engloba los movimientos individuales y colectivos y la filosofía de juego.

 

En este artículo vamos a tratar las dos tendencias principales estratégicas que se emplean en la mayoría de sistemas actualmente. Una es más ambiciosa, apuesta por el juego bonito y el control del balón. La otra es más prudente, más rigurosa y se basa en aprovechar los fallos del adversario. Hablaremos de estrategia ofensiva y  defensiva, no obstante ambas comparten el mismo objetivo: Ganar.

 
                                       estrategia, defensiva, ofensiva, atacante, futbol
 

La estrategia ofensiva

 

La estrategia ofensiva se basa en la posesión de la pelota; busca tener el control del balón (siendo esta su primera manera de defender) para cansar al rival y ser el dueño de la construcción del ataque. La rapidez, la precipitación y los riesgos ofensivos pasan a un segundo plano menos cuando se está en frente del arco. En ese instante se buscara sobrepasar el número de defensores mediante desmarques y algún pase entre la línea defensiva por parte de los medios creativos, aumentando de esta manera no solo las opciones de gol sino también  el riesgo de contraataque en caso de pérdida de balón.

 

El juego se creará mediante pases cortos y seguros que en algunos casos se efectuarán hacia atrás o devolviendo al mismo jugador que dio el pase previo. Se juega con paciencia la pelota buscando el fallo del rival y ensanchando el campo forzando a la defensa adversaria a estar continuamente en movimiento para generar espacios y aprovechar algún fallo de cobertura.

 

La idea principal es meterse entre la línea de medios y la defensa contrarias abriendo el juego a las bandas para buscar las entradas al área desde ahí. Este sistema necesita un jugador en punta que pivote en ataque, atlético y a ser posible (aunque no indispensable) buen cabeceador.  El equipo debe evitar en todo lo posible los errores individuales (pases fallados, duelos perdidos, etc.) que desemboquen en pérdidas de balón para evitar los contraataques.

 

Cuando un equipo que emplea una estrategia ofensiva pierde el esférico, la recuperación de balón se inicia con una presión de los atacantes y los medios creativos. El objetivo es recuperar el balón lo más arriba posible evitando la construcción de juego del adversario y obteniendo nuevamente una posibilidad de creación propia con más espacios en la defensa rival.

                                     estrategia-futbol-ajedrez

 

La estrategia defensiva

 

La estrategia defensiva cede el balón y la iniciativa de juego al rival; su objetivo es reaccionar rápido para aprovechar la perdida de balón y el juego de transición rápido y efectivo.

 

Esta manera de jugar no se basa únicamente en esperar al rival y sus fallos; es un concepto distinto en el que los defensores (la gran mayoría del equipo, por no decir el equipo entero) van a provocar la pérdida de la pelota del adversario. Las interrupciones en la construcción del juego rival se realizan mediante múltiples acciones. Se puede interrumpir el juego mediante faltas evitando la creación y fomentando la continuidad y el encadenamiento de las acciones rivales, o realizando una fuerte presión de manera individual o colectiva sobre el jugador que conduce el balón (en especial sobre los más creativos o desequilibrantes) para evitar el juego de pases y provocar las intercepciones de la pelota.

 

El equipo busca neutralizar la zona de construcción rival juntando los medios y los defensores. Suelen ser equipos compactos que juegan en bloque intentando siempre tener el balón por delante de la media. Cuando se produce la recuperación del balón, el equipo se lanza rápidamente hacia el ataque buscando un juego directo en profundidad, vertical y no tanto en anchura.

 

La decisión de una u otra estrategia depende (al igual que la táctica) del entrenador aunque está condicionada por los perfiles con los que cuenta entre su plantilla. Un sistema ofensivo necesita extremos, creadores y un delantero de potencia física. Una filosofía defensiva debe contar con uno o dos medios defensivos muy eficaces y atacantes rápidos.

 

Sin embargo la selección de una estrategia u otra también se verá afectada por las necesidades de juego. Por ejemplo si se es el equipo que juega en casa predominará la actitud ofensiva, o si se va por debajo en el marcador; sin embargo si se juega contra un equipo teóricamente muy superior se buscará emplear una estrategia más bien defensiva.

 

Esperamos que os haya gustado el artículo. ¡¡Saludos a todos los rincones del mundo y no dudéis en dejarnos vuestros comentarios!!

Twitter: @javi_brines

 

¡Las mejores ofertas de productos Nike gracias a YoungCracks!

Compártelo en..

4