LA ROTURA FIBRILAR EN EL FÚTBOL

La rotura fibrilar es una de las principales lesiones musculares que se producen en el mundo del fútbol, consiste en la rotura de una o varias fibras de las que componen el musculo.

 

La manera en la que el futbolista se queja de dicha dolencia es muy característica, suele llevarse la mano al musculo lesionado interrumpiendo la acción que este realizando (sobre todo cuando afecta a los músculos isquiotibiales).

 

Por las exigencias biomecánicas del futbolista, las roturas fibrilares se suelen dar con más frecuencia y como es obvio en las extremidades inferiores y más particularmente en los músculos isquiotibiales, cuádriceps, gemelos y sóleo.

 

El grado de la lesión viene determinado en función de las fibras musculares que se ven afectadas y determina la gravedad de la lesión y con ello el tiempo de baja con el que se enfrentará el futbolista.

 

                                         rotura, fibrilar, muscular, lesion

 
 

CAUSAS Y MECANISMO DE LESIÓN

 

El musculo está compuesto por fascículos de fibras musculares, todos estos fascículos componen el musculo que está envuelto por una bolsa (la fascia). Las fibras musculares son las responsables de contraer el musculo o relajarlo.

 

La rotura fibrilar se produce por lo general en el futbol sin que haya un traumatismo (golpe) directo de otro futbolista. Suele ocurrir durante esfuerzos explosivos (aceleraciones, deceleraciones, frenadas) y las causas más frecuentes suelen ser:

 
  • Mal calentamiento
  • Forma física baja
  • Fatiga muscular o sobrentrenamiento
  • Desequilibrios musculares
 

La rotura de fibras sucede cuando la demanda muscular es mayor que la elasticidad que puede soportar el músculo y como consecuencia rompe las fibras.

 

CLASIFICACIÓN DE LA ROTURA FIBRILAR, MANIFESTACIONES CLÍNICAS Y TIEMPO DE RECUPERACIÓN.

 

La rotura fibrilar al igual que los esguinces se clasifica en tres grados en función de su gravedad (leve, moderada, grave).

 

Grado 1 o leve: Hay rotura de una o de unas pocas fibras musculares. Al producirse el jugador siente un dolor instantáneo que le impide realizar acciones de cierta intensidad (puede andar o trotar muy suave pero no puede correr rápido). La musculatura periférica se puede hallar contracturada. Hay dolor al realizarse estiramientos ya sean pasivos o activos. Y a las contracciones.

 

Este grado también es conocido como una microrotura muscular y el tiempo de baja varía entre unos 10 y 20 días.

 

Grado 2 o moderada: Hay una rotura más importante de fibras musculares aunque la continuidad muscular se sigue manteniendo. La palpación resulta dolorosa, hay una pérdida de movilidad aunque no es completa, hay hemorragia intramuscular (dentro del musculo)  e inflamación de la zona afectada.

 

Los jugadores que tienen este tipo de lesión suelen estar entre 3 y 8 semanas de baja deportiva.

 

Grado 3 o grave: Hay una rotura en la continuidad del musculo, del vientre muscular. Se observa la rotura a la palpación, la movilidad y la funcionalidad del musculo se ven seriamente reducidas y el dolor suele ser muy intenso incluso sin la realización de movimiento. Suele haber un hematoma considerable.

 

El tiempo de baja no suele ser inferior de 3 meses ya que es necesaria una intervención quirúrgica para unir el musculo.

 

                                     rotura, fibrilar, muscular, tipo, grado, futbol

 
 

TRATAMIENTO Y CONSEJOS DE REHABILITACIÓN

 

En YoungCracks queremos destacar que pese a informar sobre los tratamientos y los consejos para la rehabilitación de las lesiones, es necesario acudir a un especialista para que nos diagnostique la lesión y nos prescriba los medicamentos y pautas a seguir.

 

El tratamiento de la rotura fibrilar depende del grado de la misma, no obstante hay un protocolo de tratamiento común para las tres, el tratamiento en la fase aguda de la lesión (0-3 días después de la lesión). Se trata del tratamiento RICE (Descanso, Hielo, vendaje compresivo y elevación del miembro afectado.

 

GRADO1 O LEVE:

 

0-3 días: RICE

 

4-7 días: Entrenamiento acuático. Estiramientos sin dolor. Musculación especifica (en un primer momento centrándose en el movimiento concéntrico y luego en el excéntrico). Ejercicios propioceptivos.

 

A partir de la semana 1: Ejercicios de carrera. Ejercicios pliométricos. Ejercicios específicos de fútbol como disparos con el pie, conducción de balón etc.

 

GRADO 2 O MODERADO:

 

0-5 días: RICE+ Marcha con muletas

 

5-7 días: RICE, Entrenamiento isométrico indoloro e inicio de la marcha normal

 

Semana 1-3 (en función de la evolución de la lesión): Entrenamiento acuático. Estiramientos sin dolor. Musculación especifica (centrándose primero en el movimiento concéntrico y luego en el excéntrico). Ejercicios propioceptivos.

 

Semana 3-6 (en función de la evolución de la lesión): Entrenamiento acuático. Estiramientos sin dolor. Musculación especifica (centrándose primero en el movimiento concéntrico y luego en el excéntrico). Ejercicios propioceptivos.

 

Semana 4-8 (En función de la evolución de la lesión): Ejercicios de carrera. Ejercicios pliométricos. Ejercicios específicos de fútbol como disparos con el pie, conducción de balón etc.

 

GRADO 3 O GRAVE:

 

0 días hasta operación (si la hay y no se prolonga más de 7 días): RICE+ Marcha con muletas

 

A la semana de la operación: Movilización activa sin dolor. Entrenamiento isométrico sin dolor. Inicio de la marcha.

 

A partir de las 3-4 semanas de la operación (si la hay y en función de la evolución): Entrenamiento acuático. Estiramientos sin dolor. Musculación especifica (centrándose primero en el movimiento concéntrico y luego en el excéntrico). Ejercicios propioceptivos.

 

A partir de las 4-5 semanas: Entrenamiento acuático. Estiramientos sin dolor. Musculación especifica (centrándose primero en el movimiento concéntrico y luego en el excéntrico). Ejercicios propioceptivos.

 

A partir de las 5-8 semanas: Se añaden ejercicios de carrera y se aumentan las cargas de los ejercicios anteriores.

 

Entre las 8-12 semanas: Se inicia el entrenamiento específico de ejercicios de fútbol y se aumenta la intensidad de los ejercicios de carrera (con sprints, cambios de sentido etc.).

 

A partir de aquí se iniciarán los entrenamientos con el resto del grupo.

 

Este protocolo debe realizarse con la ayuda de un fisioterapeuta que aplique distintas técnicas en función del estado de lesión en el que se encuentre el futbolista.

Twitter: @javi_brines

 


¡Haz click en “Seguir” para estar al tanto de todo!

Compártelo en..

4