LAS CLAVES DEL ENTRENADOR PARA GESTIONAR SU PLANTILLA Y EL COMPORTAMIENTO DE SUS JUGADORES

Un entrenador ha de saber llevar la gestión de su vestuario, este hecho será clave para que los jugadores asimilen mejor sus roles y potencien su rendimiento. El entrenador debe por una parte conocer a los jugadores dentro del campo y también como seres humanos. Ha de otorgar unas funciones a unos y comunicarse con los que no disputen de muchos minutos para que sepan entrenar y esperar su momento. Con este post queremos dar las claves al entrenador para gestionar mejor su plantilla y el comportamiento de sus futbolistas.

GESTIÓN DE LA PLANTILLA

  • Los jugadores dentro del equipo: Hay que saber que todos los jugadores son diferentes. Cada uno tiene una fuerza, una personalidad, unas debilidades, unos orígenes diferentes, etc.Los entrenadores deben ajustarse a cada jugador del equipo.  Se debe averiguar cómo reacciona el futbolista a los estímulos de la mejor manera posible y entrenar en consonancia.

 

 

  • La motivación y los estilos de entrenamiento: Hay que intentar encontrar porqué el futbolista está dentro del mundo del fútbol, qué espera cada jugador de cada entrenamiento y a qué estilo de entrenamiento responde mejor el jugador.

 

 

  • Tratar a los jugadores con justicia: Hay una diferencia entre tratar a los deportistas equitativamente y tratarlos de la misma manera. Ninguna excepción debería autorizarse en la aplicación de las reglas del equipo. Hay que recordar a los jugadores que no deben interferir en las explicaciones del entrenador cuando este esté hablando. Así mismo hay que tratar de individualizar las discusiones y nunca personalizar con asuntos privados del jugador o externos al campo de juego.

 

 gestion, vestuario, equipo, plantilla, comportamiento

  • El talento individual: Todos los jugadores aportan talento al equipo; se debe descubrir ese talento, tanto en los jugadores que más aportan como en los que menos y,  resaltarlo en los momentos en que deban ponerlo a prueba.

 

 

  • La comunicación: El jugador tiene que saber qué es lo que su entrenador espera de él. El dialogo ha de ser rápido y sencillo; el entrenador tiene que dejar muy claro aquello que quiere que hagan sus jugadores. La relación debe reposar en la honestidad.Pese a que se deben individualizar las críticas, a veces resulta inevitable el tener que comentarlas delante del resto del equipo (el caso de las medias partes); sería conveniente que el entrenador rodeará la crítica de algún elogio o resaltando antes un par de buenas acciones.  Hay que criticar el rendimiento y alabar al jugador.

 

 

  • La comunicación individual: El entrenador debe saber que es una persona importante para cada jugador en el desarrollo de su práctica deportiva. Se debe sacar tiempo para hablar a cada jugador del equipo en la mayoría de los entrenamientos mirándole a los ojos.

 

 

  • Las expectativas: Se ha de aprender del pasado, establecer objetivos nuevos y realistas cada año. Para ello se trabajará con los capitanes y miembros de importancia del club para establecerlos.

 

 

GESTIÓN DEL COMPORTAMIENTO DEL EQUIPO

 

  • Las expectativas: El entrenador tiene que precisar lo que espera de los futbolistas y hacerles saber que pueden esperar de él.

 

 

  • Los capitanes: La elección recaerá finalmente siempre en el entrenador. Una votación por parte de los jugadores puede darle una orientación, pero es el entrenador quien posee el 51% de la decisión.

 

 

  • El jugador conflictivo: Suele ser un jugador con mucha vanidad e indisciplinado. Hay que estar alerta anotando las acciones positivas y las negativas; si se expulsa al jugador de un entrenamiento o se aparta del equipo, se le exigirá al entrenador explicaciones rapadas y convincentes por lo que deberá convocar a los padres del jugador, al cuerpo técnico y al propio jugador y contarles los motivos que han llevado a esa decisión.

 

gestion, vestuario, plantilla, comportamiento, jugadores

  • Comportamientos aceptados vs comportamientos inaceptables: Hacer una lista con estos comportamientos en las reglas del equipo.

 

 

  • La reputación: Un mal ejemplo o un juicio de valor impulsivo puede cambiar el punto de vista de una persona sobre el equipo. Por lo que se deberá meditar las respuestas y las acciones que se realicen.

 

 

  • Los valores de toda la vida: Uno de los objetivos del entrenamiento debe ser el de integrar en la vida de los jugadores comportamientos y estilos de vida saludables.  Así mismo se buscará incorporar buenos valores (puntualidad, ética y moralidad, respeto, comunicación, permitir afrontar las adversidades, precisión, cualidades de liderazgo, etc.).

 

 

Esperamos que estas claves os ayuden en la gestión de vuestros equipos esta temporada.

 

 

Un saludo y nos vemos en nuestro próximo post.

Twitter: @javi_brines

 

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al tanto de todo!

Compártelo en..

0