LAS LESIONES EN EL FÚTBOL BASE: CAUSAS Y PREVENCIÓN

    En el mundo del deporte son frecuentes las lesiones. Éstas se suelen dar con mayor frecuencia en las regiones corporales que más se utilizan en cada modalidad deportiva. Las lesiones suponen para los deportistas un inconveniente mucho mayor que la derrota; por culpa de ellas se ven obligados a estar apartados temporalmente de los terrenos de juego llegando incluso, en algunos casos, a acabar sus carreras deportivas.

 

                                                    lesiones comunes fútbol

 

    En el fútbol base la preparación es cada vez más completa; los jóvenes futbolistas deben estar preparados físicamente para aguantar unos entrenamientos y partidos más duros. La exigencia deportiva conlleva una incidencia más elevada de lesiones que, en el caso del fútbol base, interrumpe la evolución del jugador.

 

Las causas de estas lesiones son variadas, a continuación os presentamos las principales causas:

 

– Entradas y caídas: Las entradas realizadas pueden, ya sean con mucha o poca agresividad, lesionar a los futbolistas por traumatismos directos. Las caídas en despejes, saltos o derivadas de las propias entradas también pueden ser motivo de lesión por esguinces, fracturas o dislocaciones. Son unas de las causas más frecuentes en el fútbol.

 

– Desequilibrios musculares: Es muy común que los futbolistas por el entrenamiento específico al que son sometidos, desarrollen más unas fibras musculares que otras. En cualquier acción deportiva se activan de distinta manera una gran cantidad de músculos -unos se contraen (agonistas) realizando la mayor parte de la fuerza, otros se relajan, estirándose y acompañando al movimiento (antagonistas) y otros ayudan al agonista (sinergistas)- contribuyendo en una mayor eficacia del gesto deportivo. Cuando existe mucha diferencia entre la musculatura agonista y la antagonista, esta última puede lesionarse al no poder soportar la fuerza de la primera. Se da mucho en futbolistas entre cuádriceps e isquiotibiales, siendo estos últimos los menos desarrollados.

 

– Frenadas bruscas: Una frenada brusca en una acción deportiva puede elevar mucho la presión intramuscular haciendo que el músculo no pueda soportarla y se lesione. Es el caso de algunas roturas fibrilares.

 

– Superficies: Los clubes de fútbol base no disponen de tantos campos de entrenamiento como disponen los equipos de primera y muchas veces la preparación se realiza en pavimentos duros o irregulares si no se dispone del principal terreno de entrenamiento por las razones que sean.
Los futbolistas que no están habituados físicamente a estas superficies pueden acabar con molestias de diversa índole.

 

– La temperatura: Entrenar con una temperatura idónea es una condición muy difícil, incluso para los clubes de primera división. Sin embargo es importante saber que tanto el frío como el calor pueden ocasionar lesiones.
El frío puede cortar el aporte sanguíneo que necesita el músculo (vasoconstricción) favoreciendo la lesión muscular, ya que este debe recibir sangre para oxigenarse y realizar las acciones.
Con el calor sin embargo las lesiones pueden producirse por mareos por culpa de la deshidratación excesiva a causa de la sudoración.

 

– Sobreentrenamiento: El sobreentrenamiento es una causa muy común de lesión en deportistas de todos los niveles. Al entrenar en exceso o competir demasiado, el futbolista no se recupera y la musculatura fatigada puede “decir basta”.

 
 

Tras haber analizado las causas más frecuentes de las lesiones en el fútbol base, en YoungCracks os invitamos a hacer caso de los siguientes consejos para prevenir las lesiones:

 

– Realiza un buen calentamiento con ejercicios de movilidad articular y estiramientos suaves antes del partido. Después del partido, realiza ejercicios de vuelta a la calma como el trote suave y estiramientos más intensos.

– Entrena y juega con la protección apropiada, esto es con el uso de tobilleras, espinilleras, vendajes en caso de lesiones anteriores, etc.

– Cuando hayas estado lesionado, vuelve a los terrenos de juego cuando estés recuperado completamente. Esta recuperación completa realizala también tras los partidos y entrenamientos con un descanso adecuado.

– Acondiciona los músculos de tu cuerpo con un entrenamiento de fuerza específico de las zonas menos utilizadas y donde más descompensaciones musculares existen.

– Una buena nutrición e hidratación son indispensables para un mejor rendimiento y aunque mucha gente no lo crea también ayuda a evitar lesiones.

 

    Estos son los consejos de YoungCracks que os damos para que evitéis lesiones y podáis jugar a fútbol con una continuidad que os permita mejorar y llegar más lejos dentro de los campos. En las próximas entregas hablaremos de algunas lesiones más concretas y de ejercicios que todo jugador debe saber para fortalecer su cuerpo, prevenir y recuperarse de dichas lesiones. Hasta pronto!

Twitter: @javi_brines

 

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al tanto de todo!

Compártelo en..

0