ROTURA DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR EN EL FÚTBOL

La rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las lesiones más graves que ocurren en el fútbol. Este problema de la rodilla conlleva periodos muy largos de rehabilitación y algunas veces puede llevar al futbolista al abandono de la práctica deportiva competitiva.

                                                 

ligamento cruzado anterior, lesiones, lesion, futbol

 

     El LCA es uno de los cuatro ligamentos que se ubican en la rodilla. El nombre de ligamento cruzado anterior viene del cruce en forma de “X”  con el ligamento cruzado posterior en la zona media de la rodilla y porque pasa por  delante de este. Es el principal estabilizador de la rodilla, sin él la rodilla es incapaz de aguantar el peso corporal en movimiento o carga. Además es indispensable para la rotación de rodilla y evita que la tibia “se vaya hacia delante” en relación al fémur.

     La rotura del LCA, rara vez se produce de manera aislada; suele ir acompañada de lesiones de estructuras vecinas (ligamento lateral interno, meniscos, lesiones óseas etc.) en la mayoría de los casos. Esto agrava más la lesión y retarda, como es lógico, el tiempo de vuelta a los terrenos de juego. Es una lesión más frecuente en mujeres que en hombres, debido a la laxitud de sus ligamentos.

     El tiempo de baja por lesión no es nunca inferior a los 5-6 meses, y es a partir de este momento cuando se puede empezar a realizar el contacto con el balón. Aunque como es de esperar este tiempo variará en función del estado físico de la persona y de los medios disponibles para su recuperación, siendo menor para los futbolistas profesionales.

     En este artículo, explicaremos las causas de esta lesión; sus características; el trastorno funcional que conlleva, las manifestaciones clínicas (síntomas y signos) y las pautas a seguir en su rehabilitación.

 

CAUSAS Y MECANISMO DE LESIÓN

     Al romperse el ligamento cruzado anterior, el futbolista siente como la rodilla “se le va” y nota como algo se le rompe por dentro. Por lo general se lesiona cuando el futbolista realiza una rotación de la pierna y al mismo tiempo se produce una fuerte presión o carga en sentido descendente. Ejemplos de este movimiento serían las caídas por salto, donde la rodilla se va hacia delante de manera brusca. También se produciría en los cambios de direcciones, ya que como hemos dicho se aplica una fuerza en dirección descendente y la rodilla suele estar rotada para iniciar la carrera en sentido contrario.

 
LCA rotura

 

 
MANIFESTACIONES CLÍNICAS

     Las manifestaciones clínicas son varias, el futbolista nota un fuerte dolor, al poco tiempo se produce un edema en la rodilla. La lesión produce un derrame interno en la articulación.

     En un primer momento el futbolista nota como la rodilla le falla (inestabilidad), tiene la sensación de que no puede aguantar su cuerpo. Se observa también una inflamación moderada o severa. El jugador experimenta dificultad para apoyar la extremidad lesionada y suele haber limitación para doblarla y estirarla. Cuando pasa un tiempo el cuadriceps se atrofia en comparación con el cuadriceps de la pierna contraria.

 


CLASIFICACIÓN DE LA LESIÓN

     Según el grado de afectación del LCA podemos encontrar:

– Rotura parcial, en la cuál puede no ser necesaria la intervención quirúrgica, con un periodo de inactividad y rehabilitación de entre 2 y 3 meses.
– Rotura total o completa, en la que es necesaria la intervención con artroscopia y el periodo de inactividad y rehabilitación es de 6 a 7 meses. Para la reconstrucción del LCA se pueden utilizar o partes blandas del propio cuerpo como tendón rotuliano o semitendinoso o utilizar tendón de Aquiles.

 

TRATAMIENTO Y CONSEJOS DE REHABILITACIÓN

     Como siempre recomendamos en YoungCracks,  lo primero que debe hacerse cuando un futbolista se lesiona, es ir al médico para asegurar un correcto diagnostico.

     En el caso de que la rotura sea parcial, el tratamiento de rehabilitación consistirá en bajar la inflamación y ayudar a la regeneración del ligamento cruzado anterior  además potenciaremos la musculatura de la rodilla (cuádriceps, isquiotibiales, aductores y gemelos), trabajando principalmente el cuádriceps y más aún el vasto interno, insistiendo mucho en los ejercicios de propiocepción.

     Cuando la rotura es total es necesaria una intervención quirúrgica. Hasta el momento de la operación el paciente realizara un reposo absoluto (en el caso de una operación rápida tras la lesión) o realizara ejercicios isométricos de rodilla si la operación se posterga.

  • A la semana, semana y media de haber sido operado, el paciente debe haber apoyado ya la pierna sin cargar peso en ella (con muletas). Debido a la inflamación debe ponerse hielo (sin contacto directo) cada 3 horas, unos 15 minutos. Los ejercicios isométricos de rodilla son necesarios en esta etapa.
  • A partir de la segunda semana hasta la tercera el objetivo es disminuir la inflamación y el derrame de la articulación, además de ganar movilidad articular y de la rótula. Se debe empezar a realizar tonificación de manera suave (programas de electroestimulación, trabajar la marcha etc.). Se eliminará el apoyo de una muleta.
  • De la tercera semana al mes y medio, se retirará  la segunda muleta (4ª semana), y se entrenará la  marcha para realizarla perfectamente. El objetivo del fisioterapeuta debe ser ganar movilidad articular, y tonificar muscularmente la musculatura de la pierna, además de eliminar la inflamación y el edema.
  • Del mes y medio a los dos meses, se buscará el rango articular completo mediante movilizaciones, se continuará con la tonificación muscular para disminuir la atrofia, y se empezará a trabajar la propiocepción.
  • Entre los dos y tres meses, se continuará con la potenciación muscular progresiva, continuando con la propiocepción, respetando tiempos de cicatrización, se inicia el trabajo en bicicleta estática.
  • Entre el tercer mes y el cuarto, se continúa con la potenciación muscular pero de manera intensa, incluyendo también ejercicios propioceptivos que aumenten en dificultad. Se empieza probar con carrera continua progresiva.
  • A partir del quinto mes, se empezará si todo va bien a tocar el balón, realizando pequeños cambios de ritmo de manera progresiva, saltos progresivos etc.
 

Por lo general no será hasta el sexto mes cuando el futbolista pueda empezar a entrenar con normalidad con el resto del equipo.

Nos vemos en nuestro próximo post! Saludos.

Twitter: @javi_brines

 

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al tanto de todo!

Compártelo en..

3